VAMOS AL MERCADO
Usar puntuación:  / 0
MaloBueno 
ED. INFANTIL - Infantil
 

En Educación infantil siempre hemos trabajado los centros de interés o los proyectos de forma global, de acuerdo con el modo en que nuestros alumnos perciben la realidad y construyen sus aprendizajes. Estas últimas semanas en clase, hemos estado trabajando la ciudad, el pueblo, la calle y las tiendas. Para poner en práctica lo aprendido, hemos montado en el aula un pequeño mercado que nos ha dado la posibilidad de trabajar capacidades, objetivos y contenidos de diferentes áreas.

Lo primero que hicimos fue investigar acerca del mercado; los tipos de tiendas que podíamos encontrar en él y sus elementos principales. Decidimos “construir” varias tiendas de alimentos en el aula pintando toldos de papel y cartón a partir de cajas usadas y utilizando mesas del almacén como mostradores.  

Con los materiales de juego del aula podíamos surtir parte de las tiendas pero necesitábamos más productos, así que los niños y niñas de clase pusieron en marcha sus habilidades artísticas y algunas técnicas plásticas que se les dan muy bien: pintura con pincel, picado, recortado, modelado con plastilina y el dibujo libre de algunos alimentos.

 Cuando ya pensábamos que estaba todo listo, nos fijamos en las imágenes de los mercados que habíamos utilizado para investigar, y vimos que nos faltaban varias cosas importantes: los rótulos que indican el tipo de tienda en el que estamos y los carteles con el nombre del producto y el precio. En pequeños grupos o en parejas, formaron y escribieron las palabras que necesitábamos para que todo estuviera muy claro.

 Ya estaba todo preparado para comprar y vender y nos pusimos a jugar. Como en clase estamos usando distintos materiales para trabajar las matemáticas, los hemos utilizado también en nuestro mercado. Así los “palitos de contar” se han convertido en nuestra moneda oficial. 

 Hacer la compra permite a los alumnos practicar la identificación de números, el recuento, el agrupamiento y la suma, haciendo que utilicen las matemáticas en un juego que simula situaciones de la vida cotidiana. También les obliga a dialogar y utilizar fórmulas de cortesía y relación social a través del lenguaje oral, a formular y responder preguntas y a llegar a acuerdos con los compañeros en situaciones de juego.

 Con esta actividad hemos trabajado de forma global y con un significado práctico y comprensible, capacidades matemáticas, artísticas, simbólicas y lingüísticas, y hemos conseguido algo importante: nos hemos divertido mucho.  Además hemos aprendido que siempre es mejor ir al mercado con una lista de la compra en el bolsillo.  

Envianos tus cosas para publicar en Divergaceta

Amigos conectados

Tenemos 30 visitantes

Idea y diseño Junta de Castilla y León